arquitectura

Arquitectura moderna en São Paulo

Arquitectura-moderna-sp-2

A partir de la década de los 30 del siglo XX, Higienópolis, tradicional barrio de la élite del São Paulo de la época, empezó a sustituir sus lujosas mansiones por edificios de apartamentos. Había comenzado la ¨verticalização¨ del barrio, pero a  diferencia de la actualidad, el buen gusto predominaba a la hora de construir edificios, constituyendo los años dorados de la arquitectura moderna paulistana.

Arquitectos renombrados como Vilanova Artigas, Rino Levi o Franz Heep, y otros menos conocidos pero con obras de la misma categoría, llenaron el barrio de modernas y atrevidas construcciones. Grandes pilares, marquesinas, rampas sinuosas, porches, decoración con pastillas, variedad de colores  y plantas, muchas plantas, son algunos de los elementos comunes a la mayoría de esos edificios.

Para los amantes de la arquitectura, darse una vuelta por Higienópolis es un plan más que recomendable para realizar en la selva de piedra.

Arquitectura-moderna-sp Arquitectura-moderna-sp-9 Arquitectura-moderna-sp-3 Arquitectura-moderna-sp-5

Minhocão

Minhocão-1

Los problemas con el tráfico son antiguos en la ciudad de São Paulo. A principios de la década de los 70, en un intento por aligerar el intenso tráfico del centro de la ciudad, fue construido el “Elevado Presidente Costa e Silva”, una vía expresa de más de 3 km de longitud que discurre unos metros por encima del suelo. Los habitantes de la selva de piedra lo conocen como “minhocão” que en español quiere decir lombriz grande.

Desde el primer momento su construcción fue polémica debido al agresivo impacto en los edificios vecinos. Recientemente ha sido aprobado su futuro desmantelamiento y ahora se debate si desmontarlo completamente o transformarlo en un parque, algo que ya ocurre de lunes a sábado entre las 21:30 y las 6:30, y los domingos y festivos durante todo el día, cuando la circulación de coches está prohibida.

Minhocão-2

 

Templos de São Paulo (3)

São Paulo es una de la ciudades más multiculturales del mundo. Desde finales del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX, miles de inmigrantes de todos los rincones del planeta llegaban cada año atraídos por las ofertas de trabajo, primero en las plantaciones de café, y después en la creciente industria. Así fue formándose esa megalópolis que la selva de piedra es actualmente, donde conviven personas de todas las razas y creencias. Esa variedad se ve reflejada en los diversos templos que se pueden encontrar en São Paulo.

Templos-de-SP-(3)-1

Igreja Evangélica Assembleia de Deus – Brás

Templos-de-SP-(3)-4

Igreja Presbiteriana da Bela Vista

Templos-de-SP-(3)-2

Igreja Universal do Reino de Deus

Templos-de-SP-(3)-3

Primeira Igreja Presbiteriana Conservadora de São Paulo

Templos-de-SP-(3)-5

Nossa Senhora Achiropita

El origen de São Paulo

Patio

Pocas ciudades tienen una fecha de nacimiento tan específica como la selva de piedra. El 25 de enero de 1554, en lo alto de una colina entre los ríos Tamanduateí y Anhangabaú,  un grupo de jesuitas, entre los que se encontraban los padres Manuel de Nóbrega y José de Anchieta, celebraron una misa en una pequeña cabaña improvisada para la ocasión. Así nacía  São Paulo de Piratininga, bautizada de esa forma por ser el día en el que la iglesia católica conmemora la conversión de San Pablo, y porque “Piratininga”, que en tupí guaraní significa “pez seco”, era el nombre con el que las comunidades locales conocían esa región.

Alrededor de esa cabaña, que se encontraba en el lugar de la fotografía, fue construido un colegio y poco a poco fueron asentándose los nativos americanos que se convertían a la religión cristiana. Con el paso de los años, aquella pequeña aldea daría lugar a la mayor ciudad de América del Sur.

Actualmente, en ese lugar conocido como “Pátio do Colégio” se encuentran una iglesia y un museo. La construcción del recinto no es original, sino una réplica de la que había cuando los jesuitas fueron expulsados de Brasil en 1759 por sus constantes enfrentamientos con las autoridades de la colonia. En 1954, con motivo del 400 aniversario de la ciudad, el terreno fue devuelto a la Compañía de Jesús y finalmente, en 1979, fue inaugurado el actual “Pátio do Colégio”.